«¡No sé por dónde empezar! ¡Ricky y Florin son unos anfitriones fenomenales! Obi, su dulce labrador, nos dio mucho cariño y nos hizo sentir mejor cuando extrañamos a nuestras mascotas. El lugar es espectacular y no hay foto o video que pueda hacerle justicia «.