«Nuestra segunda vez fue incluso mejor que la primera. Ricky y Florin han creado un refugio maravilloso y una experiencia tan agradable. Todo lo que queríamos o necesitábamos estaba justo donde lo necesitábamos, cuándo lo necesitábamos».